Nuestra Esencia - Ruta por las vegas

Cómo definir la cocina de Madrid? Cómo resolver esa ecuación en una ciudad que no tiene una gastronomía secularmente enraizada y que históricamente se ha alimentado alegremente de culturas ajenas? Difícil, muy difícil, pero por llamarla de algún modo la podríamos adjetivar como mesetaria, dando por descontado que Madrid pertenece a la meseta, lo mismo que Castilla y León y Castilla-La Mancha, históricamente conocidas como las dos Castillas. Ahí, en esa identidad propia donde se mezclan la despensa castellana y las recetas de los cuatro puntos cardinales está el sello de la cocina madrileña, que tal vez no goce de las mismas raíces que tienen otras comunidades, pero que sí tiene una gran 'capacidad de integración' como consecuencia de haber acogido y hecho como suyas todas las cocinas y culturas del mundo.

Para hablar de la cocina madrileña, de 'nuestra' cocina, nos vamos a basar en tres pilares básicos: 'Platos típicos' (la historia, todo el recetario de la tradición). 'El viaje' (la influencia y simbiosis con las demás cocinas y culturas del mundo). 'El producto' (si nace en Madrid es de Madrid).

En este menú que presentamos vamos a realizar 'un viaje por Madrid', o mejor aún, una 'Ruta por Las Vegas', por sus ríos Tajo, Tajuña y Jarama que transcurren a lo largo del territorio moldeando el paisaje y creando una flora y una fauna de las cuales vamos a tratar de conseguir la mayor parte de la materia prima. Partimos, pues, de nuestras raíces, para ofrecer un menú que nace del recetario tradicional para concluir con los nuevos sabores del terruño con influencias manchegas y de otros lugares del mundo. Un menú que te traslada a los sabores de antaño, de una cocina próxima pero muy actual. Ese área de plantas y animales tan próximo a nosotros está dispuesto a asomarse a nuestra cocina, a nuestro pequeño mundo. Te apetece acompañarnos?